martes, 14 de noviembre de 2017

El dinero y la anciana



Solo tenía 10 años, mi madre me había pedido que fuese a comprar pan para cenar.
Eran las 19:00 horas y me dirigía al conocido establecimiento Horno la Perla cuando me encontré a una señora que no había visto. Ella venía de la conocida iglesia San Miguel, se encontraba tirada en el suelo pidiendo algo de dinero para sobrevivir (al menos eso creía) por aquel entonces nunca había visto a una persona con carencia de dinero. Me miró y me dijo: “¿sería tan amable muchacho de darme algo para comer?”; me miré el bolsillo y como mi madre me había dado cinco euros en monedas de uno le di tres para que se comprara algo, me miro con cara de felicidad y me dijo “ojalá toda la gente fuera tan amable como usted”.
Compré el pan y me dirigí a mi casa. En la puerta estaba mi madre preocupada, y me preguntó: ¿porque has tardado tanto?. Mamá es que cuando llegué había una cola muy larga y una señora tardó mucho en comprar unos dulces.
Mi madre me contestó. “no pasa nada cariño mientras estés bien.. ¿y la vuelta?”
“No sé… se me habrá caído”. “Castigado sin ordenador para que estés atento de donde tienes la cabeza”.
Al siguiente día me dirigía al colegio con mi madre agarrada de la mano, y pasamos por la misma iglesia y reconocí a la anciana; estaba tirada en el suelo convulsionando con la mirada perdida y una botella de la marca Larios tirada a su derecha.


“No la mires cariño. Me tapó mi madre los ojos y fue entonces cuando miré al suelo mientras caminaba y pensé… “¿Hice bien en darle el dinero a esa anciana?”.

Juan de Dios Blasco

martes, 20 de junio de 2017

Thinking is bad.


                          
Pensar es malo , tan malo que no te deja soñar. Soñar  algo es principal y pensar en algo pasado como es el Bullying es lo último que ha de hacerse. Esto lo dijo una muchacha que siempre estaba feliz y que nada ni nadie le importaba y, gracias a ella salí, de esta oscuridad.
Gracias.

Claudia Gómez

Todos iguales.



La vida otra vez le parecía injusta con ella, sentía que lo que  hacía siempre lo veían muy mal, aunque los demás hicieran lo mismo; y no lo mismo... sino mucho peor , se les disculpaba sin sentido. Y si debían tratarlos  a todos iguales. ¿Por qué a ella no?, ¿por qué tenía que aguantar que se metieran con ella en medio de la clases? y se le dijera  que eso no era para tanto, que no había que disgustarse por eso, y ¿por qué los demás si podían agobiarse sin motivo?.... 
...y yo debía aguantármelo todo, así siempre. Ahí estaba, aguantando cada día por no estar sola……pero para qué, ya no encontraba sentido a nada ni a nadie.




Virtudes Gilgado León.  2º  A ESO

jueves, 15 de junio de 2017

La exposición


Yo voy hacer una exposición​ sobre el acoso escolar para que nos demos cuenta de el dolor que sufren esas personas. Lo mejor es que esa muchacha que se tapaba con su propio pelo la cara y no hablaba con nadie, es la misma muchacha que hoy he visto al exponer, que le hacían bullying y se escondió detrás de los ordenadores y esa era yo.

Inés Gómez

lunes, 5 de junio de 2017

La mejor cura eres tú



Me quedo sentada esperando una respuesta a mi supuesta enfermedad. Dicen que no tiene cura, bueno sí, una, pero dicen que la tengo que hacer yo. ¡Pero si yo soy muy pequeña para hacer medicamentos!
Yo no he estudiado medicina.
Viene la médico y me dice que me meta en un cuarto oscuro y piense en qué he hecho mal.
Me meto y pienso que yo no he hecho nada, pero ¿sabes qué? Que sí, si he hecho mal, yo todos los días bebo una botella yo sola, sí es verdad que fumo, sí es verdad que me he dormido en la calle más de una vez, sí es verdad que no resisto a mis padres y les grito, sí es verdad. No puedo nombrar más y caigo al suelo llorando. Entran en la sala mis padres , les doy un abrazo y les digo: ¡Lo siento!¡Os quiero!


Claudia Gómez

No pasaba nada.


      Todo empezó cuando en la puerta del instituto, un hombre muy amable y educado les ofreció, les dijo que era muy bueno porque  hacía sentir muy feliz y alegre, la vida se veía mejor. No pasaba nada porque se tomara y para que la probaran les iba a regalar un poco. Unos días después el hombre volvió, pero ahora ya no les regalaba: si querían más tenían que comprarle. Cuando tuvieran dinero podrían  encontrarlo en el parque donde estaba por las tardes. Los muchachos para conseguir dinero pensaron en quitarlo en casa. Así empezó todo, ya no estudiaban, ni respetaban a nadie,  sus padres notaron que algo malo les pasaba, hasta se dieron cuenta que  faltaba dinero en casa, pero ellos lo negaron todo. Al no poder robar en casa, pensaron en hacerlo fuera en las tiendas, ya no podían vivir sin tomarla, harían lo que fuera para comprarla. Y así  siguieron robando cada vez más, hasta empezaron a venderla para ganarse dinero. Con el tiempo estos muchachos acabaron en la cárcel y con su vida destrozada……porque sí  pasaba algo si se tomaba.



Virtudes Gilgado León. 2° A  E.S.O.

jueves, 1 de junio de 2017

Convence(te)




-¿Sales?

•No, tengo que estudiar.

-¿Estudiar? Solo es un ratito, además es de noche .

•Ya pero.

-Pero es un rato y nos lo vamos a pasar bien.

• Bueno vale voy.




No te dejes convencer.


Claudia Gómez